Volver
que_debo_saber_antes_comprar_ casa

¡Me voy a hacer propietario! Pasos a seguir antes de comprar una casa

Vive

18 Feb 2020

6 Min de lectura

Ya has dado el paso, has decidido comprarte una casa. Pero, ¿ahora qué? Seguro que se te amontonan muchas dudas en la cabeza sobre los pasos que has de seguir. Pero no te preocupes, te traemos a continuación todos los pasos a seguir antes de comprar una casa.

Establece un presupuesto y la forma de pago 

 

Lo primero que has decidir es establecer cuál será tu presupuesto y cómo vas a pagar tu futura vivienda. Para saber cuánto puedes gastarte deberás preguntarte qué método de pago elegirás. Es decir, si optarás por pagarlo al contado o con hipoteca. Si eliges la segunda opción, debes decidir si será por subrogación hipotecaria o con una propia. 

 

La subrogación es el cambio de titularidad del deudor de la hipoteca. De esta manera, el comprador sigue pagando el resto de la hipoteca del vendedor. Y si decides pagarla mediante un préstamo hipotecario, deberás hablar con tu banco para concretar los plazos en los que ir devolviéndolo. 

 

En base a esta decisión, deberás disponer de más o menos dinero. Está claro que si lo pagas al contado la cifra será mayor. En cambio, si optas por hipoteca, tendrás que tener disponibilidad solo para pagar la entrada y gastos asociados. No obstante, puedes informarte en las oficinas de Unicaja Banco donde te resolverán todo lo que necesitas saber. Y te contarán las condiciones de la hipoteca joven que pueden ofrecerte. 

 

Qué tipo de vivienda quieres

 

Una vez que manejas cuánto dinero puedes gastarte, toca tomar la siguiente decisión. ¿Qué tipo de vivienda quieres? No es lo mismo optar por una de segunda mano que por una de nueva construcción o protegida. A esta última solo podrás acceder si cumples unos requisitos personales y económicos, ya que suele ser más barata.

 

En el caso de viviendas nuevas, puedes encontrarte a su vez con dos subopciones: ya terminadas o en construcción.

 

Cada tipo de vivienda tiene sus ventajas y desventajas y van asociados gastos diferentes. En el caso de las casas nuevas, deberás pagar un 10% de IVA (si es de protección oficial solo un 4%).

 

Aunque en el caso de las viviendas de segunda mano no tengas que pagar el IVA, sí deberás pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP). El importe depende de cada comunidad autónoma, pero suele oscilar entre el 6 y 8%.

 

También tendrás que evaluar que una casa nueva normalmente no requiere ninguna reforma, a no ser que sea estética. En cambio, por norma general, en las casas de segunda mano deberás invertir en obras tarde o temprano.

 

¿A quién le compro la casa?

Una vez que ya hayas decidido qué tipo de casa quieres, toca iniciar la búsqueda. Ten también muy claro cuáles son tus zonas geográficas de preferencia, ya que eso te ayudará a descartar.

Pero lo más importante es decidir a quién quieres comprarle la casa. Hay multitud de vendedores que también vienen condicionados por el tipo de vivienda. Normalmente, tus opciones oscilan entre particulares, portales de Internet, inmobiliarias, promotoras o bancos.

 

Ya he visto la casa de mis sueños, ¿ahora qué?

 

Una vez que ya has hecho una búsqueda extensa y has elegido la casa que te gusta, toca una labor de investigación. Lo primero que te aconsejamos es que visites el vecindario y saques tu lado más periodístico: pregunta hasta la saciedad. Debes averiguar si los vecinos facilitan la convivencia, si el edificio necesita reformas o si suele pagarse mucho de comunidad. Además, sería bueno que preguntaras al administrador si el dueño anterior está al corriente del pago de las cuotas.

 

También deberías averiguar si las facturas de luz, agua y gas están al corriente de pago y el estado de la fontanería y la electricidad. Si necesitaran reformas esto supondría un gasto extra.

 

La Nota Simple Informativa, tu nueva mejor amiga 

 

La documentación que has de tener antes de comprar la casa es algo muy importante. Tendrás que pedir algunos certificados para saber que todo está en regla. Uno esencial es el de la Nota Simple Informativa. Este documento lo puedes conseguir en el Registro de la Propiedad y te dará la información jurídica clave a tener en cuenta. 

 

Esta contiene una descripción de la vivienda con sus datos más básicos. También te informará sobre las cargas que pesan sobre la vivienda y la titularidad real de la misma. Como ves es un documento con el que puedes obtener mucha información clave y que merece la pena solicitar.

 

Deberás pedir el certificado de Eficiencia Energética, ya que es obligatorio desde 2013, y la cédula de habitabilidad. Otro detalle a tener en cuenta es el estado de la Inspección Técnica de edificios.

 

Y, por último pero no menos importante, que no se te olvide pedir el último justificante del pago del IBI. Ya que es un impuesto que recae sobre el dueño de la vivienda a 1 de enero, aunque el cargo se efectúe más adelante. 

 

¡Me compro la casa!

Ahora sí que sí, ¡empezamos el proceso! Ya has confirmado que es la casa de tus sueños y empiezas a negociar con el anterior propietario. Lo primero que suele hacer la gente es intentar una rebaja del 10%. Normalmente no se suele aceptar la nueva oferta económica, pero por intentarlo…

 

A continuación, es bueno que firméis un contrato de arras. Este documento servirá para vincular al propietario con el comprador y así asegurar la venta. Al realizarlo se aportará un dinero de adelanto por la vivienda. Debes marcar muy bien las penalizaciones en caso de que este contrato se incumpla. Normalmente, si el comprador se echa para atrás, perderá el dinero que haya adelantado. En caso de incumplirlo el vendedor, este le dará al comprador el doble del adelanto. Y solo se queda sin penalización para ambas partes el caso concreto que establezcáis. Lo que suele marcarse como una devolución íntegra sin penalización es la no concesión de la hipoteca.

 

Precisamente, este contrato se firma para terminar de pactar con el banco la concesión del préstamo hipotecario

 

¡Ya es mía! ¿Ahora qué?

 

Una vez que te conceden la hipoteca y firmáis la escritura, el procedimiento no termina ahí. Tendrás que abonar los gastos derivados de la operación de compraventa, pagar los impuestos, inscribir la casa en el Registro de la Propiedad, cambiar la titularidad del catastro y cambiar los suministros de la vivienda.

 

Y ahora sí que sí: ¡ya eres propietario!

 

Como ves, son muchos los gastos y detalles a tener en cuenta antes de comprar una vivienda. A esto hay que sumarle los gastos derivados del día a día, así como la decoración y amueblamiento inicial de la casa.

Esperamos que todos estos consejos te sirvan para prepararte para esta nueva aventura. Y ya sabes, ¡cuenta con Unicaja Banco para adquirir tu vivienda!

Artículos relacionados

Cómo puede ayudar el consumo consciente a tu economía y al planeta

Cómo puede ayudar el consumo consciente a tu economía y al planeta

La preocupación por el medio ambiente y por nuestra propia economía nos hace consumir de una forma más responsable. Para esto, debemos plantearnos si realmente necesitamos aquello que queremos 26 MAY 2020
Leer texto completo
Haz cuentas. Descubre cómo ahorrar en gastos al independizarte

Haz cuentas. Descubre cómo ahorrar en gastos al independizarte

Si te acabas de ir de casa te interesará echarle un vistazo a estos consejos sobre cómo ahorrar en gastos al independizarte. 12 MAR 2020
Leer texto completo
Snacks fáciles y rápidos para la fiesta de inauguración de tu nueva casa

Snacks fáciles y rápidos para la fiesta de inauguración de tu nueva casa

¿Estás organizando una fiesta y no sabes qué preparar de comer para tus invitados? Con estos snacks fáciles, rápidos quedarás como un gran anfitrión. 08 ENE 2020
Leer texto completo

Para Unicaja Banco S.A., titular de la página web, es importante  adaptarse a tus gustos y preferencias, para ello usamos cookies propias y de terceros que miden el volumen y la interacción de los usuarios en la página web y ayudan a mejorar el funcionamiento y los contenidos web elaborando perfiles de comportamiento, cuidando siempre de tu privacidad. Puedes elegir de manera  transparente la configuración que mejor se adapte a ti, sin que ello suponga ningún cambio en tu operatividad habitual.

(solo te llevará unos minutos)