estudiar_ingles

Consejos para estudiar inglés en casa y no morir en el intento

Aprende

11 Sep 2019

6 Min de lectura

El inglés es la asignatura pendiente para muchos españoles. Si eres de los que estás cansado de dejarte dinero en academias y no avanzar, te traemos una alternativa. ¿Por qué no pruebas otro método de aprendizaje? Sigue estos consejos para estudiar inglés en casa y no morir en el intento.

Planificación

El primer paso que has de dar una vez has decidido estudiar en casa es organizarte. Lo ideal es plantearte el tiempo que vas a dedicar y los materiales que vas a usar. Se recomienda estudiar entre 45 minutos y una hora al día. Si algún día no puedes más de 10 minutos, al menos dedícale ese tiempo.

Sobre todo, establece un horario más o menos fijo. Aunque estudies en casa, has de tener la mentalidad de cuando vas a una academia. Fija tu hora de inicio y tu hora de fin.

Estudio variado

Como vas a dedicarle varios días al estudio, puedes y debes hacerlo variado. Hay varios aspectos a los que prestar atención y que son muy diferentes entre sí. Es decir, no te centres solo en memorizar la gramática o en hacer ejercicios.

Puedes practicar el idioma de diferentes formas. Desde ver una serie, escuchar la radio hasta practicar vocabulario. Céntrate en los diferentes aspectos del idioma y mézclalos durante tus sesiones de estudio para que sean más amenas. Recuerda que descansar de unos ejercicios de gramática viendo una película en versión original también es estudiar.

Dale importancia al vocabulario

El vocabulario algunas veces es el aspecto más olvidado de los idiomas y no le damos la importancia necesaria. Hay múltiples maneras de estudiarlo, más allá de la tradicional memorización.

Por ejemplo, puedes recurrir a las fashcards. Ya que tu entorno de estudio será tu casa, puedes llenar los muebles o elementos con pegatinas con su nombre en inglés. También crear listas de vocabulario y pegarlas en sitios visibles para repasarlas cada vez que mires a ese punto.

Intenta crear una rutina. Estudia unas 4 o 5 palabras cada día y repásalas a lo largo de toda la jornada. Puedes crearte un glosario y dividir los términos por categorías. Además, intenta hacer hincapié en aquellas palabras que sueles usar más en tu rutina diaria. Así te resultará más fácil estudiarlas.

Márcate objetivos

Para motivarnos siempre necesitamos alcanzar una meta y sentir que cada avance que hagamos nos acerca a ella. Por eso, en el aprendizaje de los idiomas también es muy importante establecer objetivos.

Aunque no te interese obtener el certificado estudia como si fueras a presentarte al examen. Después ya decidirás si finalmente lo haces o no, pero es una buena forma de marcarte un objetivo y planificarte.

Igualmente, si el examen no es suficiente aliciente, puedes marcarte otras metas. Cualquier objetivo que te sirva para motivarte está bien.

Haz de Internet tu mejor amigo

Internet puede ser tu gran aliado cuando estudias por tu cuenta. Hay multitud de webs con recursos y apps que te ayudarán a seguir rutinas de estudio.

Además, encontrarás clases particulares mucho más económicas que las de una academia. Podrás contratar desde horas de conversación, lecciones o descargar temario. También podrás acceder a multitud de textos para leer, audios que escuchar o vídeos que ver. ¡Un sinfín de posibilidades!

Recurre a las conversaciones con otros 

A veces nos centramos tanto en estudiar que nos olvidamos el objetivo final de aprender un idioma. ¿Para qué queremos conocer una lengua si no es para comunicarnos? Por ello, es muy importante que practiques la conversación con tu entorno o con desconocidos.

Lo más fácil y que puede quitarte menos tiempo es recurrir a los recursos que te ofrece internet. Puedes participar en los foros o publicaciones de redes sociales de medios anglosajones y hablar con los usuarios. Otra opción es acudir a los chats multilingües.

Elijas la opción que elijas va a proporcionarte algo que no te dan los apuntes o libros. Desenvolverte en conversaciones y adquirir vocabulario y expresiones reales, que se usan en el día a día.

La lectura es una buena afición para aprender inglés

Además de la conversación, otra forma de ver el inglés en su “entorno natural” es a través de las lecturas. Busca un libro que te atraiga y léetelo en inglés. Seguro que aprendes nuevo vocabulario y expresiones.

Si usas un libro electrónico, este te facilitará el estudio. ¿Cómo? Muchos de estos dispositivos cuentan con conexión a internet. Esto te ayudará a buscar los términos que no conozcas sobre la marcha.

Algunas lecturas tienen un audio asociado que podrás descargarte y escuchar la pronunciación mientras lees, como un audiolibro. También puedes probar a leer en voz alta y comprobar si tu pronunciación es correcta con alguna app.

Lo más importante para que esta técnica de estudio funcione es elegir bien lo que vas a leer. Que sea algo que te interese y te llame la atención. Si no hay ningún libro que te guste, puedes acudir a artículos o biografías. Seguro que encuentras algo que te motive lo suficiente.

La radio y pensar son gratis

Además del tiempo que le dediques al estudio diariamente, puedes seguir estudiando cuando haces otras cosas.

Así, mientras vas por la calle o haces tareas del hogar puedes escuchar podcasts. Puedes buscarlos de programas de radio informativos o específicos de temáticas que te gusten. También hay otros que están orientados al aprendizaje del inglés con lecciones en cada programa. Es cuestión de buscar el que más te guste. Hay muchos gratuitos y la ventaja es que puedes oírlos en cualquier situación.

Al igual que pensar. Puedes pensar en inglés en cualquier momento. Habla contigo mismo e intenta repasar mentalmente cómo ha ido tu día en inglés. O prueba a traducir cualquier frase que te venga a la mente. Por ejemplo, repasa la lista de la compra en inglés o traduce mentalmente lo que tienes que decirle a tu amiga.

Con estos consejos para estudiar inglés en casa estarás más cerca de conseguir tu objetivo. No obstante, recuerda que no todo el mundo sirve para estudiar por su cuenta. Si llevas unos meses ejercitando este método y no ves avances, acude a una academia u organismo para aprender inglés. Para que el dinero no sea un problema en tu aprendizaje, acude a métodos de financiación. Unicaja Banco puede ayudarte en este aspecto con financiación específica para tus estudios. ¿A qué esperas para preguntar?

Artículos relacionados

Para Unicaja Banco S.A., titular de la página web, es importante  adaptarse a tus gustos y preferencias, para ello usamos cookies propias y de terceros que miden el volumen y la interacción de los usuarios en la página web y ayudan a mejorar el funcionamiento y los contenidos web elaborando perfiles de comportamiento, cuidando siempre de tu privacidad. Puedes elegir de manera  transparente la configuración que mejor se adapte a ti, sin que ello suponga ningún cambio en tu operatividad habitual.

(solo te llevará unos minutos)